viernes, 24 de agosto de 2012

Domingo, 26 de agosto de 2012

La lectura del Evangelio nos muestra un "día típico de la vida de Jesús," con personas que no les gusta lo que Él ha dicho. De hecho, el Texto nos dice que por su discurso, "muchos de Sus discípulos regresaron a sus vidas y ya no lo acompañaron." ¡La Eucaristía es tan difícil de comprender! Va en contra a la razón. ¿Cómo puede ser que el Dios inmaterial se vuelva humano? Después, ¿cómo puede ser que la entidad humana/divina llegue a ser pan, y llegue a ser pan cada vez que se confecciona la Eucaristía? Y a los que dicen: "¡Esto es asqueroso! ¡Es canibalismo! Jesús no les dice, "¡Vamos, sólo estaba hablando metafóricamente!" En vez, Él se dirige con Pedro y con el resto de los Doce, y dice, "¿También me abandonarán ustedes?" Éste es un momento decisivo para la Iglesia– es en este momento que llegamos a ser un "pueblo de mesa." De este momento en adelante, nuestra fe se centrará en la Mesa de la Eucaristía, y encontrando al Cristo que recibimos– el Cristo Divino que transformará nuestras vidas. Este mismo Cristo, después de 2000 años, es ofrecido ante ustedes y ante mí, el día de hoy. Acerquémonos al Pan de Vida y al Cáliz de la Salvación. 

- Padre Bill

Escuchamos a las personas en tiempos de Josué que dicen que sí, sí seguirán a Dios quien los liberó de Egipto y no seguirán a los otros dioses en su alrededor. Al pasar los siglos, después de escuchar a Jesús que dice que Él es pan para ser comido, los descendientes de  Siquién dijeron que era difícil aceptar y lo dejaron. Cuando Jesús le preguntó a los doce, respondieron con un fuerte "Sí," "Amén, hemos llegado a creer y estamos convencidos que eres el Santísimo de Dios." Pregúntense, ¿a caso la familiaridad ha dado satisfacción cuando se trata de la Eucaristía para nosotros? ¿Estamos acostumbrados a este misterio que muy poco nos asombramos? ¿Cómo dicen "Amén" antes de recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo? ¿Qué cambio deberíamos de tener al recibirlos? 

Tómense el tiempo esta semana para reflexionar sobre su creencia en la Eucaristía. Pídanle a Cristo que esté con ustedes al rezar para que sus respuestas no sean sólo por palabra, pero que lo vivan diario. 

Muchas gracias a todos quienes trajeron materiales escolares y a Sofía Berkley y a sus ayudantes quienes  hicieron el evento escolar posible. Tuvimos a muchos niños listos para el primer día de clases. 

Que tengan una semana agradable, 
Hermana Karen

jueves, 4 de marzo de 2010

7 de marzo, 2010 - III domingo de Cuaresma

En las lecturas de esta semana, las higueras se queman y el nombre de Dios es revelado, se nos advierte de ángeles destruyentes que se van contra quienes se quejan, los árboles son advertidos por no producir frutos, pero te dan una oportunidad más. Esto es, en verdad, una rara combinación de mensajes. Me gusta ver a los verbos que Dios usa a la higuera ardiente que envía a Moisés. "He sido testigo" y "he escuchado," (refiriéndose a la esclavitud de Israel), después: "he venido," "ha guiarlos a salirse." Éstas son las promesas eternas que confiamos en Dios. Confiamos que Dios ha visto nuestros casos y que comprende nuestro estado de pecado. Confiamos que Dios nos escucha cuando llamamos, hasta con los medios-corazones, y confiamos que haremos de nuestro desorden algo mejor. Por eso tenemos la fuerza para vencer al pasado. La Cuaresma se trata de esperar la Pascua– hacia el MAÑANA. Mañana ya no repetiremos los mismos errores que ayer. ¡Entonces, sigan adelante como Cristianos!

Sunday, March 7, 2010 - Third Sunday of Lent

In this week's readings, bushes burn and God's name is revealed, we are warned of destroying angels that afflict the grumblers, fig trees are threatened for not producing, but given another chance. This is, truly, an odd collection of texts. I like to look at the verbs God uses at the burning bush to commission Moses: "I have witnessed" and "I have heard," (regarding Israel 's slavery), then: "I have come," "to lead them out." These are the eternal promises we trust God for. We trust that God has seen our trials and in someway understands even our sinfulness. We trust that God hears us when we call, even with half-hearts, and we trust that we will be met in our mess and led out of it to something better. That's why we have the strength to overcome our past. Lent is always about looking toward Easter—toward TOMORROW. Tomorrow doesn't have to be a repeat of the mistakes of yesterday. So, Onward Christian!

jueves, 18 de febrero de 2010

21 de febrero, 2010 - I domingo de Cuaresma

Rezamos el "Credo" en cada Misa, y muchos de nosotros lo sabemos, o por lo menos algunas partes. En la primera lectura de nuestro prime domingo de Cuaresma, leemos el credo de los israelitas antiguos, y vemos que conecta la habilidad de ofrecer algo con la salvación anterior. Ésta es la Tradición (con un "T" mayúscula) que conecta al creyente con las raíces de la tierra y de la esperanza de un mañana. En la segunda lectura, San Pablo deja que los gentiles sepan que ellos también son beneficiarios con este Dios Librador. Y en el Evangelio de las Tentaciones de Jesús, vemos que somos guiados por la Tradición para llegar a ser hombres y mujeres de profundidad que traen libertad y dignidad a la tierra— No se trata sólo de nosotros. No se trata sólo "de lo que quiero," - ya sea riquezas o poder o seguridad o fama. La Tradición está fija en nuestras vidas. ¿Qué te dice a ti el día de hoy?

domingo, 10 de enero de 2010

10 de enero de 2010 - El Bautizo del Señor

El agua es un matriz de creación, el agua de elemento de la vida, el agua nos limpia, y de acuerdo de la historia de la Pasión del Libro del Éxodo, nos libra. Aquí, en el Evangelio del día de hoy, vemos que el agua envía a Cristo a su misión. Es muy interesante desde el punto literario, todas estas “aguas” son muy interesantes en sus posiciones. El agua de la creación estuvo fuera de tiempo…A lado de nada y de todo (Algo así como agua de la matriz hacia el feto), las aguas de los pozos de nuestros antepasados que los sostiene estuvieron al lado de la civilización, el Mar Rojo era un lugar con mucho poder, separando la tierra libre (el desierto intacto Sinaí) de la tierra de control (Egipto esclavizado) y el Río Jordán en donde tenemos a Cristo en las lecturas de hoy está al borde del reino de Israel… entre la tierra de bendición y las tierras de los paganos gentiles… la frontera entre la fe y lo infiel. Es ahí, en el borde de las cosas que lo nuevo inicia. ¿Se están sintiendo “al borde” de las cosas? ¿A lo mejor guiados cerca de la desesperación, o a lo mejor afuera y viendo hacia adentro? Es ahí donde la Divinidad crea, sostiene, limpia, libera y envía. ¡¡Estén listos para lo grandioso!! ¡Viene hacia tu lado!

viernes, 19 de junio de 2009

21 de Junio - XII Domingo Ordinario, En medio de la tempestad

Desde el torbellino que Dios le habló a Job hasta la tempestad en el mar donde Cristo les enseño una parte de lo que Él es y Lo que Él era, el contexto de la meditación de este fin de semana es de una vida "sacudida por una tempestad." Ésta es seguido nuestra condición. El punto de las lecturas es que la Gracias de Cristo no nos guarda de la tempestad, sino que es en el medio de la tempestad es donde sabremos Quién Él por la paz que Él nos da. Sin embargo, en la segunda lectura, San Pablo pensó que "la llave" para encontrar la paz en la discordia era que "no vivamos para nosotros mismos sino para Él," pues muchas veces nuestras tempestades se enojan ya que vivimos mucho para nosotros mismos. Ay que tratar de seguir el consejo, y vivir más por "los hermanos y hermanas más necesitados," entonces vivamos "en Él," y veamos qué es lo que les pasa a las tempestades de nuestras vidas.

sábado, 25 de abril de 2009

26 de abril - Tercer Domingo de Pascua

Cuando Cristo apareció de sorpresa, los discípulos estaban con miedo—claro que es “su costumbre” en los Evangelio– estar siempre temerosos de algo. Pero es en este miedo que Cristo nos dice las palabras de seguridad y de paz, no son palabras de desesperación. Nosotros, los discípulos del siglo 21, somos como aquellos primeros discípulos. A nosotros también “nos da miedo muy fácil.” Somos como caballos nerviosos– listos para reparar en cual disturbio. Pero, cuando “reparamos,” regresamos a maneras de ser familiares– todas las cosas que habíamos esperado que Dios cambie en nosotros. Sin embargo, Sus palabras no son de juicio, sino palabras de paz. Todo estará bien. Él nos da el espacio para regresar y para crecer. Así que pidamos para que Su Gracia continúe caminando en Sus pasos– los pasos del Príncipe de la Paz.